Páginas

6 de febrero de 2012

MONTONICO

Tenía muchas ganas de hacer este postre, siempre lo he comido en casa de mi amiga Celia y aprovechando que este fin de semana tenía gente a comer lo hice, y tengo que decir que si me descuido no puedo ni hacer la foto de lo bueno que está.

Es un postre típico gallego que consiste en una capa de hojaldre una de dulce de leche una de hojaldre otra de dulce de leche hasta hacer un milhojas, en la última capa se pone merengue con unos piñones o almendras picadas y se gratina, en fin una bomba calórica pero a los golosos como yo no nos importa, siempre tenemos un huequito para el dulce.

Celia muchas gracias por compartir tu receta conmigo. Espero que os guste.

Ingredientes:
1 bote de leche condensada
1 plancha de hojaldre congelada
1 clara de huevo
1 pizca de sal
Unos piñones o almendras picadas para decorar.
Preparación:  

Primero tenemos que preparar el dulce de leche, para ello necesitamos una lata de leche condensada. Tiene que ser de las que se abran con el abrelatas no sirven las de “abre-fácil” porque puede estallar.

Ponemos el bote en la olla exprés y lo cubrimos con agua, lo ponemos a hervir y cuando la olla empiece a pitar contamos unos 45 minutos. Apagamos y dejamos enfriar.

Para preparar el hojaldre:

Precalentar el horno a 200º.

Descongelar la plancha a temperatura ambiente y dividir en tres rectángulos iguales.

Horneamos unos diez minutos, no tiene que quedar muy doradito porque como hay que aplastarlo un poco se puede romper. Dejar enfriar.

Montaje:

Abrimos la lata de leche condensada y aparece un estupendo dulce de leche buenísimo. Lo ponemos en una manga pastelera con una boquilla ancha.
Como el hojaldre ha subido, con la ayuda de un cuchillo de sierra vamos cortando cada rectángulo en sentido transversal, de esta manera conseguimos 6 placas de hojaldre.

Encima de una bandeja colocamos un capa de hojaldre y con la manga distribuimos bien de dulce de leche, ponemos otra capa de hojaldre y apretamos un poquito y más dulce de leche y así de esta forma vamos alternando hasta la última capa de hojaldre. Con mucho cuidadito apretamos un poco mas y recogemos el dulce sobrante de los lados.

Montamos la clara de huevo con la pizca de sal a punto de nieve y con ayuda de una cuchara extendemos y añadimos los piñones o almendras picadas.
Gratinamos a horno fuerte para hasta que se quede doradito. También se puede hacer con un soplete.

Nota: Este postre está más rico si se prepara el día anterior.
Se supone que hay que hacerlo con hojaldre casero o congelado de buena calidad para que salgan muchas capas  e ir retirando poco a poco cada capa para que el resultado sea un postre muy alto con las hojas de hojaldre finitas.


7 comentarios:

  1. Me han dicho que estaba riquísimo

    ResponderEliminar
  2. hola laura soy mama, creo que tengo que dejarte definitivamente el testigo, pues cada dia te superas mas, que suerte tiene javi contigo un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso nada que tue eres mi maestra. TQ mucho

      Eliminar
  3. Soy Celia.
    Te ha quedado muy bien, no esperaba menos de una buenísima cocinera como tú.
    Me alegro mucho de que os haya gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celia, me alegro que te guste.
      un beso

      Eliminar
  4. Hola, Laura. Impresionante. Dile a Javi que no se pase,que si que es una bomba. Felicidades y besos. Manolo

    ResponderEliminar