Páginas

14 de noviembre de 2011

MINI CHOCOLATE BUNDT CAKE

Mañana es el Día del Bundt Cake, y ¿eso qué es? pero ¿los bizcochos tienen días?. Un  bundt Cake es un bizcocho un poco pijotero de preparar, no solo porque los ingredientes tienen que estar a la misma temperatura y la buttermilk en Madrid solamente la venden en el Lidl sino por el molde, el dichoso molde por el cual recibe el nombre y que aparte de carísimo (40€) o lo compras por internet o en El Corte Inglés de Castellana.
Lo del día del Bundt Cake, pues si los bizcochos celebran su día como si fuera su santo (el viernes por cierto fue el del Brownie) y claro teníamos que celebrarlo. Yo era la primera vez que lo preparaba y tengo que decir que fue un desastre total, porque la masa tenía vida propia y le dio por salirse del molde cuando estaba a mitad de cocción (mucha masa para tan poco molde) y luego no se desmoldaba y eso que era un molde de silicona supercuqui y además engrasado, el caso es que no me quedo bien, pero una que es muy cabezona ha vuelto a repetir pero usando la mitad de cada ingrediente y el resultado: Mini Bundt Cake de Chocolate, que está de muerte y que pienso repetir cuando en rebajas me compre un molde en condiciones para este tipo de bizcocho.


INGREDIENTES: 
250 gr. Mantequilla a temperatura ambiente
375 gr. azúcar blanquilla
4 huevos
350 gr. harina todo uso tamizada
1 cucharada de bicarbonato sódico
1/4 cucharadita de sal
240 ml. buttermilk (*)
60 gr. cacao en polvo (Valor)
150 ml. agua hirviendo
2 cucharaditas extracto de vainilla 

PREPARACIÓN: (Con varillas eléctricas)
Precalentar el horno a 170º
Engrasar un molde con mantequilla.
Tamizar la harina, bicarbonato, sal y reservar.
Hervir el agua, cuando llegue a ebullición lo añadiremos al cacao en polvo. Batir enérgicamente hasta obtener una masa homogénea y sin grumos. Reservar para que se enfríe un poco.
Batir con las varillas  la mantequilla y el azúcar hasta que consigamos una mezcla que haya blanqueado y quede esponjosa (Aproximadamente unos 3 minutos a velocidad media).
Añadir los huevos ligeramente batidos y uno a uno, a velocidad baja. No añadir el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado.
A velocidad baja añadir un tercio de la harina y batir.  Añadir la mitad del buttermilk y continuar alternando los ingredientes terminando con la harina.
A velocidad baja, incorporar el extracto de vainilla y la mezcla del cacao y el agua. Tener la precaución de que toda la masa quede de un color uniforme. Terminar de mezclar a mano con una espátula de silicona.
Verter el contenido en el molde reservado. Introducir en el horno, sobre la rejilla y no sobre una placa. Asegurarnos con una espátula que la masa ha entrado en todas las hendiduras del molde y que no tiene aire. Alisar la superficie. 
Hornear aproximadamente unos 55-60 minutos, o hasta que al pincharlo con una brocheta salga totalmente limpio.
Dejar enfriar en el molde sobre una rejilla 10 minutos. Pasado este tiempo desmoldar boca a abajo y dejar enfriar sobre una rejilla.

(*) La buttermilk (suero de leche) la venden en Lidl pero se pude hacer en casa. Echar 1 cucharada de zumo de limón o vinagre blanco a 250 ml. de leche, mezclar y dejarla reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente. Tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy líquido, pero no os preocupéis es así, solo hay que remover y usar.
Observaciones: como ya os he contado esta receta es complicada, antes de ponerte con ella tienes que tener todo pesado y preparado, porque una vez que se empieza no puedes pararte a la mitad.
Otra cosa importante para que no os pase como a mi la primera vez y para empezar, es hacer la mitad para ir ensayando y engrasar muy, muy, muy bien el molde esto es muy importante para luego evitarnos problemas y disgustos. Si hacéis la versión mini con 30 o 35 minutos en el horno es suficiente.
Si os interesa el fascinante mundo del Bundt Cake, en El Rincon de Bea encontrareis esta y otras muchas recetas más, aparte de un montón de consejos útiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada